Deprecated: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; JJ_NGG_JQuery_Slider has a deprecated constructor in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/plugins/jj-nextgen-jquery-slider/includes/jj_ngg_jquery_slider.php on line 3

Deprecated: Function create_function() is deprecated in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/plugins/jj-nextgen-jquery-slider/includes/application.php on line 6

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en JJ_NGG_JQuery_Slider está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-includes/functions.php on line 3956

Warning: Use of undefined constant ‘CONCATENATE_SCRIPTS’ - assumed '‘CONCATENATE_SCRIPTS’' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-config.php on line 93
Conclusión, Tesis con Ch’ulel 2010 | Gráfica Maya
Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2049

Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2054

Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2063

Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2049

Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2054

Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2063


Fig. 20: Antún Kojtom, El grito Maya, 80 x 111 cm, 2004

 

Los artistas forman parte de las pocas categorías que el sistema no consigue controlar y aprisionar con la semana laboral. El arte como forma de libertad e independencia.

 

Para los artistas y también para los mayas, no existe la jornada dominical o mejor, según su decisión, puede ser o no domingo. No hay una neta diferencia entre el placer y el trabajo, uno incluye al otro.

 

Existen de hecho tantos trabajos pasionales que dan satisfacción al realizarlos, el muro entre tiempo libre y trabajo es una invención reciente. Trabajar en el campo, tener su propia pequeña actividad, contribuir colectivamente de diferentes maneras, daba un gratificante sentido a la jornada y a la propia vida. Para los mayas no existe la explotación de un hombre sobre otro hombre, sino la colaboración entre iguales. Por ejemplo las casas en la comunidad se construían gratuitamente entre todos, lo mismo con la casa de cada uno.

 

Cuando se necesitan los recursos de la tierra, si el motivo era válido se pedía permiso a la Madre Tierra (cortar un árbol para sembrar o calentarse). La explotación del hombre y de la naturaleza, en estas civilizaciones superiores, no existía, hemos sido nosotros los occidentales quienes desde hace siglos tenemos un comportamiento de bárbaros. Explotación que en vez de ocultar por pudor, idealizamos como símbolo de orgullo, progreso y encima civismo. En nuestra sociedad, la información y el conocimiento que recibimos desde que nacemos de las instituciones, escuela, televisiones, periódicos, universidad, Estados, política y religión sirven para consagrar y justificar la incivilidad y la desmesurada explotación del hombre sobre el hombre, para el privilegio de poquísimas personas. Guerras, destrucción, corrupción, contaminación, residuos, injusta distribución de la riqueza, son más que toleradas en nuestra sociedad.

El principal de los medios adoptados para crear un mundo “real” ficticio es el control del conocimiento y la información, vivimos de hecho en una “democracia” con una dictadura del conocimiento. Toda la Historia, desde los orígenes del hombre hasta hoy, está escrita y reescrita para legitimar el statu quo y entonces a la clase económica y política en el poder, mediante la diabólica invención de los Estados Nacionales y después las Uniones de Estados, para aumentar siempre más la distancia entre el pueblo y sus representantes.

 

La historia oficial, como señala el libro de Aguirre Rojas, frecuentemente es:

1.   Positivista, degrada los acontecimientos históricos a una simple y limitada actividad de erudición.

 

2.   Anacrónica, piensa que los hombres y la sociedad precedentes eran igual que como son ahora.

 

3.   Con una noción del tiempo histórica, única y homogénea en vez de un tiempo social e histórico múltiple, heterogéneo y variable.

 

4.   Con una idea limitada de progreso: hoy es mejor que ayer y mañana obligatoriamente mejor que hoy.

 

5.   Acrítica, típica actitud pasiva que mantienen algunos historiadores frente a los testimonios y los documentos.

 

6.   En la búsqueda de una presunta objetividad y neutralidad absolutas frente al objeto de estudio, cuando es posible.

 

7.      Postmodernista, reduce la Historia a una sola dimensión narrativa y discursiva, no estudian la historia real sino los discursos sobre el devenir histórico.[1]

 

Este método para escribir la Historia es el mismo que usa la versión oficial de los mayas. Con el resultado de ser totalmente diferente de la vivida por el maya Antún y la de los libros no oficiales, o sea, pacífica, espiritual, igualitaria, sin clases sociales y con otro concepto de la religión. Las principales divinidades a las que agradecer y respetar son los cuatro elementos: Sol, Tierra, Agua, Aire. La energía, la espiritualidad y la dualidad que representa el Chulel está en la base de las increíbles metas alcanzadas a través del voluntariado, una importante autonomía local y una economía del trueque apoyada con las semillas de cacao.

 

Se esperaría que tan fantástica y avanzada sociedad, más justa e igualitaria debería ser un ejemplo para el resto. Ocurre exactamente lo contrario porque es considerada un peligro para todo el poder adquirido durante siglos de dominación por pocos hombres sobre el resto del planeta.

 

Por ello su historia oficial está constantemente controlada, degradada, despreciada, falsificada a través de todos los medios posibles como libros, películas, documentales, noticias y otros para convertir en real y verdadera la versión de la dictadura del conocimiento.

 

A quien sostiene que el mundo sin la sociedad occidental estaría privado de libertad, progreso, derecho, racionalidad, le respondo con un e-mail recibido hace poco: “tales términos son la forma universal y abstracta con la que los “intelectuales orgánicos” inexorablemente se apropian de cada conquista del espíritu y la de-potencian; no hubiera hecho falta tantas luchas y martirios (fatigosas elaboraciones intelectuales) para reconquistar derechos que otros pueblos nunca perdieron y así nunca  tuvieron necesidad de teorizar”.

 

Según Antún los antiguos Mayas sólo tenían una necesidad, garantizar el alimento para un año. Resuelto esto, el resto del tiempo lo podían dedicar a lo que más les gustaba, como calcular el tiempo, tratar de entender sus orígenes, etc. Los tiempos han cambiado pero no tanto, Marco necesita dinero para vivir un año. No le interesa acumular y acumular para muchos años (no es el momento histórico), es preferible saber usarlo bien, inventarse un trabajo cuando haga falta y crearse deseos en los que el dinero no sea importante.

 

A quién le falta creatividad, determinación y tantos amigos se verá “obligado” a trabajar continuamente para otros o para el Estado, perdiendo, la  mayor parte de las veces, la fundamental independencia. A su manera original, Marco puede ser considerado un artista. Se necesitan años de aprendizaje, un espíritu artístico y emprendedor, y con una gran dosis de determinación. En el fondo, todos somos artistas, es la sociedad que considera sólo aquellos famosos, y margina a los demás.

 

Una demostración de su arte, fue propio el primer proyecto “Bonbajel Turr”, en toda Italia incluida sus islas, España, Francia y Bélgica, a través de exposiciones, conferencias y murales; viajar y vivir bien con poco dinero en la carísima Europa. Los 2800 euros de Marco para realizarlo, incluyendo el viaje desde México para el Maestro fueron compensados con los 2400 euros por Antún con la venta de algunos cuadros y los grabaditos. Una diferencia casi nula de 400 euros.

 

Antún no está solo en su misión, más y más personas se están uniendo lentamente dando prioridad al voluntariado y a la colectividad y no al egoísmo promovido constantemente por los medios de comunicación de masas. El mensaje maya, como quizás habéis entendido erróneamente antes, no forma parte sólo de la otra parte del océano, sino de nuestra propia realidad en crisis, es un consejo de una dramática actualidad.

 

Recuperar la confianza de las personas, es nuestra necesidad, antes que delegar con un voto la representación de nuestros intereses, cada equis años; creyendo luego que a nivel nacional exista alguna diferencia. El “jefe” al que obedecemos siempre es el que imprime el dinero, una vez fuimos nosotros, ya desde algunos años no. ¡Esto nunca nos lo dan a elegir!

 

Un proyecto para recuperar la confianza y adueñarse de la soberanía monetaria perdida recientemente existe ya y se llama: Archipiélago SCEC (Solidaridad que Camina) a través su vale de reciprocidad. La verdadera revolución que tenemos que hacer, para mejorar nuestra calidad de vida, es dentro de nosotros, pasar del individualismo al colectivismo. Empezando por los pequeños gestos dentro de la casa, en el trabajo, con los amigos, en el centro cultural, ¿o no van porque no existe? ¡Informase y únanse  para abrir uno! Y reducid el tiempo delante del televisor, el instrumento más potente para crear la memoria colectiva y la desinformación.

 

El voluntariado a través de una asociación o simplemente de un grupo que comparte objetivos es un buen camino. El arte y la espiritualidad son instrumentos adecuados, el tiempo es arte, no dinero. Despertar al propio Chulel y el espíritu crítico para darse cuenta de que estamos a las puertas de una crisis mucho peor que la de 1929 es de una importancia fundamental.

 

El virus maya de la colectividad, innato en el hombre pero continuamente atacado y despreciado ha sobrevivido y ahora regresa a nosotros: ¡déjate contagiar! Preparémonos a la fin del quinto Sol, el 21 de diciembre 2012 y a la llegada del sexto Sol.



[1]  AGUIRRE ROJAS, Carlos Antonio, Antimanual del mal historiador, Contrahistorias La otra mirada de Clío, 13º edición, México (2002) 2008, pág. 27-38

 

 

VUELVE A LA TESIS CON CH’ULEL

 

 

 


Notice: Tema sin footer.php ha quedado obsoleto desde la versión 3.0.0 y no hay alternativas disponibles. Por favor, incluye una plantilla footer.php en tu tema. in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-includes/functions.php on line 4024