Deprecated: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; JJ_NGG_JQuery_Slider has a deprecated constructor in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/plugins/jj-nextgen-jquery-slider/includes/jj_ngg_jquery_slider.php on line 3

Deprecated: Function create_function() is deprecated in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/plugins/jj-nextgen-jquery-slider/includes/application.php on line 6

Notice: ¡El método de llamada al constructor WP_Widget en JJ_NGG_JQuery_Slider está obsoleto desde la versión 4.3.0! Utiliza
__construct()
en su lugar. in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-includes/functions.php on line 3956

Warning: Use of undefined constant ‘CONCATENATE_SCRIPTS’ - assumed '‘CONCATENATE_SCRIPTS’' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-config.php on line 93
Capítulo 2, Tesis con Ch’ulel 2010 | Gráfica Maya
Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2049

Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2054

Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2063

Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2049

Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2054

Notice: Undefined index: in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-content/themes/Envisioned/epanel/custom_functions.php on line 2063

EL CONTACTO DIRECTO DE MARCO TURRA CON LOS ZAPATISTAS Y LOS PINTORES MAYAS DE CHIAPAS DURANTE SUS FRECUENTES VIAJES

 

 

El espíritu de aventura, la reivindicación de los derechos humanos y la defensa de los más débiles, además de la semejanza del nombre del autor con el Subcomandante Marcos, fueron los motivos que llevaron a nuestro autor a seguir atento la lucha zapatista; primero, a través de la televisión, los periódicos y, más tarde, viajando a Chiapas. Veremos, así, cómo su experiencia crece y se diversifica en el discurrir de sus frecuentes viajes. En un intervalo de 13 años, pasa, en efecto, de un interés turístico-aventurero a uno político-social-económico, para terminar en lo puramente artístico-espiritual. La tesis parte de sus conocimientos universitarios y se desarrolla con la experiencia directa con los Mayas y con otras fuentes alternativas de información —a veces, opuestas al pensamiento dominante que tiende a generalizarlo todo—.

 

 

2.1. Primer viaje a Chiapas (1997): Proyecto “Marcos

 

Su primer viaje a México se dio en Septiembre de 1997. Aquel verano, no pudiendo todavía participar de la beca de estudios del “proyecto Erasmus”, con veinticinco años de edad, Marco, aconsejado por un amigo sueco que había vivido en México, se inventa un proyecto que auto gestionará y financiará él mismo: “Proyecto Marcos”. El título deriva de la comunión de su nombre con el del Subcomandante Marcos, la figura más carismática del EZLN [1].

 

Tras dos meses de vivir en la República Mexicana, principalmente en la ciudad de Guanajuato, en el centro-norte, Marco sale a descubrir los estados mexicanos del sur. Obviamente, el que más le atrae es el Estado de Chiapas, del cual había leído y profundizado a raíz de las controversias por la cuestión zapatista. Coincidencia increíble o señal del destino, llega a San Cristóbal la mañana del 29 de noviembre de 1997 cuando la ciudad estaba siendo invadida pacíficamente por los zapatistas; mismos que testimoniaban en la plaza, justo un año después, el no cumplimiento de “Los Acuerdos de San Andrés”[2].

 

Para la ingenuidad de un joven estudiante europeo, aquellas horas en el Zócalo hablando con los zapatistas con pasamontañas, viendo fotos, leyendo documentos y demás, son experiencias que le quedarán impresas en la memoria para siempre. Conocer personalmente la versión de los hechos, le permitió a Marco hacer conciencia de que existe un punto de vista distinto al que los medios masivos de comunicación dicen y escriben. La posterior confirmación de cómo la versión oficial, a su gusto, agrandaba algunos particulares y reducía u omitía otros, llegó el mes siguiente. El ejército paramilitar cometería, durante las fiestas de Navidad, una de las más vergonzosas y escalofriantes masacres de la historia del país: la “Matanza de Acteal”, en la cual fueron asesinadas 45 personas entre mujeres, hombres, niños y ancianos; crimen que aún sigue sin castigo. De esta forma, se puede comprender cómo la cuestión zapatista se convierte para Marco en una herida abierta a cuya curación promete contribuir de una manera u otra en el futuro próximo.

 

 

2.2. Segundo viaje a Chiapas (2004-2005): Proyecto Yo soy indígena, ¿y tú?

 

Es un Marco totalmente diferente al del primer viaje, mucho más seguro de sí mismo, más maduro, más responsable: treintañero, con una larga experiencia a las espaldas en Erasmus Student Network (ESN), dos olimpiadas como voluntario en Sydney 2000 y Atenas 2004, socio de una agencia de viajes en Siena, con los exámenes universitarios aprobados e, incluso, gratamente acompañado.

 

La ocasión de regresar a tierra mexicana se presenta cuando el supervisor de su tesis, entre varios lugares de América Latina en los que era posible recoger material sobre las culturas hispano-americanas, le aconseja México. En ese momento, Marco tenía la oportunidad de cerrar la herida abierta y, a la vez, poner en práctica la petición que le hiciera su abuelita Antonietta como última voluntad: “Practica la caridad cristiana”.

 

Marco interpreta esta frase como: “Ayuda a los otros”. ¿A quién más que a los zapatistas era justo ayudar? Vuelve a México después de 7 años, ve muchas cosas de otra manera, piensa de una manera más consciente y, en consecuencia, las mejores emociones las vive visitando las localidades menos turísticas a través del contacto directo con las personas.

 

Su novia estona, Kairika, representante nacional de la Asociación Universitaria ESN Internacional, busca y encuentra en internet un proyecto en San Cristóbal de las Casas. Así, en el invierno de 2004-2005, ambos deciden ir a esa ciudad y realizar la parte final del proyecto “Yo soy indígena, ¿y tú? con la publicación del libro. Esta iniciativa tenía la voluntad de animar a los estudiantes a reflexionar sobre sus auténticas raíces. De hecho, el volumen será creado insertando los mejores temas sobre la cuestión indígena escritos por chicos mayas de escuelas preparatorias. Dichas composiciones habían participado en las competiciones del 2001, 2002 y 2004 y tenían como premio la inscripción por un año en la universidad, un ordenador y dinero. Su tarea era, concretamente, buscar artistas mayas que pudiesen colaborar en el proyecto y fotografiar sus obras para incluirlas en el libro a modo de ilustraciones.

 

No podía haber mejor ocasión de acercarse a la población maya que dando voz a estos artistas, escuchando su credo, interpretando sus obras como sus estados de ánimo, sus modos de vivir y ser. Aquí un comentario sobre ese periodo, redactado para la Universidad de Siena:

 

 

Nuestra tarea empezó escribiendo el proyecto, sus objetivos, describiendo los contenidos, los tiempos de realización y otras informaciones importantes para quien quisiera saber o participar en el proyecto. Una vez terminada la redacción del proyecto, empezamos la investigación, en diversos pueblos y ciudades de Chiapas, de los artistas que quisiesen colaborar con sus obras en el libro, sobre todo pintores y fotógrafos. En esta fase de estrecho contacto con la cultura mexicana que me ha reportado una auténtica amistad con los artistas, he aprendido mucho: la concepción mexicana del tiempo, sus condiciones de vida, sus sueños, su gloria, sus problemas. Tres meses no han sido suficientes para terminar el proyecto, hay quien está todavía corrigiendo los ensayos. Nos estamos empeñando para buscar una escritora que redacte el prefacio, para terminar la portada del libro estamos y esperando la confirmación de la editorial.

 

 

En San Cristóbal entra en contacto con varios fotógrafos y pintores, pero será, sobre todo, con el grupo de artistas de la recién creada asociación “Bonbajel Mayaetik”, integrada por Andrés García López, Antún Kojtom y el ceramista Pablo Millán, con quien tenga lazos más fuertes.

 

A pocos kilómetros de distancia de la ciudad, en la comunidad de Chamula, Marco y Kairika visitan al pintor Juan Gallo. Por el contrario, para encontrar al pintor maya más famoso de la época, Kayum Max, tendrán que adentrarse en el corazón de la selva, en la pequeña comunidad lacandona de Nahá. Marco aún recuerda la emoción de llegar hasta allí y el estupor de descubrir que el pintor ¡había vendido todos sus cuadros! De hecho, Kayum era uno de los poquísimos, de entre seiscientos, perteneciente a la etnia lacandona. Esta etnia fue elegida por el gobierno para gestionar el parque natural de la “Reserva Integral de la Biosfera de Montes Azules”; debido, quizá, a los privilegios económicos que esto conllevaba, Kayum pintaba sólo a comisión.

 

A la increíble experiencia con los artistas mayas se suma la vivida con los zapatistas. Los dos chicos arriban algunas veces al vecino caracol[3] zapatista de Oventik, que está a poco más de una hora de San Cristóbal en transporte colectivo.[4]

 

Los zapatistas agradecen mucho la visita de extranjeros, pero no es sencillo ser útil si no es económicamente a través de donaciones o comprando en sus tiendas cosas como: cd’s de música, camisetas, libros, café, vestidos, zapatos y otros artículos.

 

En el otro caracol, La Realidad, en plena Selva Lacandona, Marco y su novia harán el papel de “Observadores Internacionales”[5] durante una semana. La posibilidad de moverse libremente dentro del caracol es reducida, cada petición debe tener la aprobación de la Junta. Además, los zapatistas no ven con buenos ojos, para sus decisiones, la influencia occidental y, efectivamente, no vale la pena instruir a todas las personas dado que la mayoría se irá pasados unos pocos días y probablemente no regresarán. La mejor forma de colaboración con esta población será adquirir café o productos artesanales típicos de las cooperativas zapatistas para revenderlos en Europa. Es importante subrayar que la situación en que viven es casi bélica a todas luces por el mal gobierno que ejerce una continua presión militar.

 

Marco estaba emocionadísimo, en paz consigo mismo y, de vez en cuando, se sentía como el Che Guevara del libro “Latinoamericana”. En realidad, la mejor definición de lo que estaba haciendo era zapa-turismo.

 

 

2.3. Tercer viaje a Chiapas (2005-2006): La continuación del proyecto Yo soy indígena, ¿y tú?

 

Marco consigue regresar el invierno siguiente para seguir su colaboraciónón  voluntaria con la Universidad de Siena en el proyecto “Yo soy indígena, ¿y tú?”, esclusivamente con la asociación de pintores Bonbajel Mayaetik. El proyecto comprendía la combinación de los mejores temas con las fotografías de los mejores y más representativos cuadros para la publicación del libro, continuar archivando las obras de los socios y sus fotos y crear una galería online en su personal www.turrismo.it. Construir una nueva página web para ellos requería tiempo, era complejo poner de acuerdo a tan variados y numerosos artistas y después transferir sus ideas y propuestas a la página de internet.

 

El encuentro con los artistas fue facilitado en esta ocasión por la apertura de un local, Talleres, sobre todo porque además del bar había talleres de literatura, cerámica, danza, teatro y exposiciones. Pablo, un miembro de la asociación maya, gestionaba el taller de cerámica. El local se convierte en punto de reunión y no únicamente de los artistas de Bonbajel Mayaetik. En una de estas reuniones, Antún, que normalmente pasaba las tardes de los jueves con su bicicleta, da una lección de estilo, demostrando su gran interés por la cultura maya y su incorruptibilidad. Antún Kojtom es para Marco el pintor más dedicado a la causa de recuperar la memoria Maya Tzeltal.

 

En esta tercera experiencia en Chiapas, el contacto con la realidad zapatista, además del regreso al caracol de Oventik, se produce con la participación en la manifestación de “La Otra Campaña”. La  noche del primero de Enero de 2006 en recuerdo del alzamiento armado, en San Cristóbal, se celebra el triunfo de la primera etapa de “La Otra Campaña”[6].

 

Al día siguiente, nuestro Turra participa en la Universidad de la Tierra o CIDECI  en el encuentro del EZLN con el pueblo. En esta ocasión, Marco hará una intervención, la última del día, sobre la importancia del mundo universitario en la lucha y conseguirá también estrechar la mano del Subcomandante Marcos, rodeado de guardaespaldas. Los días 3 y 4 de enero con la llegada de Kairika ambos participan en la organización y realización del “Festival de la Otra Campaña”. Para Marco este inicio de año es ¡la apoteosis del zapa-turismo! Obedecería cualquier orden salida de Marcos.

 

En pocos días volará a Cuba para entrar en contacto con la asociación Hermanos Saiz con la que Bonbajel Mayaetik había firmado una colaboración y así continuar su “Politic Trip”, llamado así este viaje por América Latina, desde el Chiapas zapatista a los museos y ciudades principales de la revolución cubana como Santiago, Santa Clara y La Habana.

 

 

2.4. Cuarto viaje a Chiapas (2008): En amistad, ¡Aquí te esperamos!

 

Este es el viaje más corto, sólo el mes de Enero, pero el más importante y determinante, surgido sin planeación. Marco se ha quedado con poco dinero tras renunciar a su trabajo y, por tanto, no había pensado viajar fuera de Europa aquel invierno, y estaba pasando las vacaciones de Navidad, con un vuelo low cost, en casa de su amiga Marie, en París. Aun así una increíble serie de circunstancias ofrecen a Marco la posibilidad de volver a Chiapas. Circunstancias como un reembolso no esperado de una aseguradora, una súper oferta de un vuelo Bruselas-México y la respuesta a la primera llamada al móvil de Antún: “¿Y si vuelvo a Chiapas?”, pregunté. “¡Aquí te esperamos!”, respondió.

 

No tenía mucho sentido práctico volver por cuarta vez al mismo lugar más allá del océano. El zapa-turismo lo había ya hecho y muy bien. El proyecto del libro estaba parado en la editorial y material para la tesis tenía hasta para vender. Había otros destinos nuevos, económicos y calurosos como Marruecos y, además, los primos lo esperaban en Ginebra y vivía en una hermosa casita en las colinas de Siena.

 

Pero la amistad, valor fundamental para Marco, con los pintores mayas lo convencen para llevar a cabo aquella frase: ¡Aquí te esperamos! Será efectivamente en este viaje cuando se consolidará  la amistad con el maestro Antún, quien, precisamente, desconfiaba de los extranjeros que iban a visitarlo, a hacerle preguntas, fotos, videos, promesas que no cumplían. En cambio, Marco, que durante años, y sobre todo con este viaje, le demostraba su poco interés académico y nulo interés económico, ganándose así su confianza.

 

Si en el 2004 Turra vio pocas veces a Antún, y el año siguiente una vez a la semana, esta vez el encuentro va a ser más frecuente, ya que hay un espacio para los pintores llamado “Casa de la Pintura y de Gráfica”[7], invitados en la casa de la asociación de los escritores mayas y zoque. De esta relación de amistad nace la idea de invitar al maestro a Italia para que conociese el increíble patrimonio artístico de nuestro país. Marco quería, sobre todo, devolver la hospitalidad que recibió y todas las cosas que había aprendido de él, como por ejemplo:

 

1. La importancia que los mayas dan a la palabra. La palabra dada vale más que un documento firmado, como le ocurriera a su abuela.

2. Respeto y convivencia armónica con la naturaleza.

3. La simplicidad de su modo de vida que muchos juzgarían como pobreza.

4. La muerte considerada no como final, sino como inicio de otra cosa.

 

De un modo particular, Antún muestra una gran alegría de vivir y pasión al utilizar la pintura como instrumento a través del cual combatir la mentira. Su objetivo es convertirse en un espejo en el que las personas de su comunidad puedan ver reflejado quienes son realmente. Antún pertenece a otra cultura, tiene otra cosmología. Ve el mundo de otra manera: no considera al hombre el centro con todo a su disposición; lo ve en simbiosis con la Tierra y, consecuentemente, con las plantas, los animales, las plantas, los ríos y las montañas. Para el pueblo maya el espíritu está siempre en equilibrio entre su cuerpo y un elemento de la naturaleza. Este concepto lleva a tener un absoluto respeto por todo lo natural que nos rodea. Todo es cuestión de energía y hay que dejarla fluir y aprender a usarla. Antún, en pocas palabras, es para Marco un chamán, una especie de gurú espiritual con quien ha aprendido a no acumular bienes materiales, más bien, a compartir lo que uno tiene y, sobre todo, ha despertado en él su espiritualidad, lo que los Mayas Tzeltales llaman Chulel.

 

Es fácil imaginar la diferente intensidad que siente Marco ahora sobre la cuestión zapatista con respecto al pasado. Todo su interés político se ha visto sustituido por el interés artístico-espiritual. Marco se ha dado cuenta de que la mejor revolución  no es la política sino la que sucede dentro de la propia conciencia, pasar del interés personal al colectivo. El cambio tiene que partir de nuestras pequeñas acciones cotidianas en casa, en el trabajo, en el bar, con los amigos, etcétera; según Turra, hace falta tomar conciencia de que la televisión y los periódicos están al servicio de quién los financia. El Estado, nacido para representar a los ciudadanos, poco a poco se ha transformado en su peor enemigo (derogación de la ley de la vivienda, pérdida de la soberanía monetaria, existencia de paraísos fiscales, por citar algunos). Marco, desde muchos años y, precisamente, desde unos días después del 11 de Septiembre de 2001, no se fía más de las noticias dadas por la televisión y los periódicos. Vivimos una época de mucha información y poco conocimiento. Es hora de tomar conciencia de otra realidad a partir de la propia espiritualidad, dualidad y energía, nuestro Chulel que no existe sólo para los Mayas, sino para todos los seres humanos. El arte en cualquier forma[8] es la mejor expresión para despertarlo y promoverlo.

 

El contacto, aunque distinto con el mundo zapatista, no podía faltar y ocurre en otro caracol, el de Roberto Barrios, cerca de Palenque, al norte de Chiapas. Aquí se ocupará, como ya hizo, del servicio de “Observador Internacional”, justo en los días en que empiezan a asfaltar la carretera que habían procedido a incrementar hasta 6 metros. Con el pretexto de arreglar la carretera para servir al ecoturismo y mejorar las infraestructuras, el Gobierno abre un acceso más rápido y amplio para que penetren los medios militares y comerciales en la selva lacandona, punto de varios e importantes intereses económicos.  Este pulmón verde es muy rico en biodiversidad y tiene uno de los más grandes yacimientos mundiales de uranio, además de petróleo, gas, centrales hidroeléctricas. Si no hubiese tantas riquezas, habríamos oído menos hablar de Chiapas y la presencia de ONG’s sería reducida, la bonita máscara de grandes intereses económicos.

 

 

2.5. Quinto viaje a Chiapas (2009): El arte como medio, no como fin

 

La vuelta a Chiapas después de tres meses de intensos viajes por Europa con el proyecto “Bonbajel Turr” fue un alivio, tanto Antún como Marco están exhaustos pero muy satisfechos de haber realizado algo que con el tiempo crece en importancia.

 

Es siempre el mismo San Cristóbal, pero para Marco la emoción es diferente cada ocasión; esta vez, completamente a gusto, como en su casa, por fin ha hecho algo útil para preservar y promover la cultura maya. Empieza a insertar tanto en la página web como en la red social Facebook las fotos de la experiencia del proyecto europeo.

 

Organiza en la ciudad una etapa mexicana del proyecto, el sábado 7 de Marzo, día de su cumpleaños. Es la primera conferencia de Antún en su tierra, México, sobre la memoria Maya Tzeltal de Tenejapa y sobre la pintura contemporánea de los miembros de “Gráfica Maya”, denominada: “El arte como medio, no como fin”. Para celebrar el evento y echar una mano llegan desde Italia sus amigos de Feltre, Lorenz y Giuliano, junto a su amiga Kathrin.

 

La cena-fiesta siguiente a la conferencia en el taller “Gráfica Maya” será un buen momento de contacto social entre los pintores y los escritores mayas que no se habían reunido antes y, además, otros amigos de Marco, entre ellos, el profesor universitario Amando Colunga que con el tiempo dará su ayuda voluntaria, acompañándolo en coche a Tuxtla Gutiérrez con Andrés, a comprar un ordenador de segunda mano y una impresora nueva que el mismo Marco donará al taller Gráfica Maya.

 

Junto a los amigos de Feltre acompaña al maestro Antún a la comunidad donde nació: Ch’ixaltontik, en los alrededores de Tenejapa. Antún se presenta así, no con su tradicional traje de campesino, sino como el pintor de fama internacional con que se le reconoce ahora. El grupo ha llegado con materiales para realizar unos grandes murales en la pared de la escuela, ayudados por los escolares.

 

El grupo volverá encantado a Ch’ixaltontik para estar dos días en contacto con la naturaleza, durmiendo en la vieja cabaña de Antún aislada en el bosque y sin luz eléctrica. Esa belleza simple considerada pobreza, regresión, incivilización, subdesarrollo, cuando en realidad el equilibrio hombre-naturaleza es una forma de respeto y convivencia recíproca. No quiero y, personalmente, no puedo por siempre volver a aquel estilo de vida, pero, al mismo tiempo, no es justo despreciarlo porque no crea riqueza y dependencia al sistema capitalista.

 

En este viaje por primera vez no se produce ningún contacto con la realidad zapatista, ahora la promoción del maestro y su grupo de pintores es para Turra la carretera que hay que seguir para recrear el mundo zapatista: “un mundo donde quepan otros mundos”. El camino artístico es preferible, como el proyecto Bonbajel Turr Italia y Europa ha demostrado: el arte va más allá de la política, abre más puertas, es escuchado, une y no divide, el mensaje artístico maya es más fuerte que el zapatista.

 

No es sólo “abajo y a la izquierda” como subrayan siempre lo zapatistas. El arte es un concepto mucho más amplio que no conoce esas limitaciones y divisiones. Zapatistas, sería justo considerar sólo a aquellos que forman parte del EZLN como lo especifican en la “6º Declaración de la Selva Lacandona”:

 

 

Y también vimos que el EZLN con su parte político-militar se estaba metiendo en las decisiones que les tocaban a las autoridades democráticas, como quien dice “civiles”. Y aquí el problema es que la parte político-militar del EZLN  no es democrática, porque es un ejército, y vimos que no está bien eso de que está arriba lo militar y abajo lo democrático, porque no debe de ser que lo que es democrático se decida militarmente, sin que deber ser al revés: o sea que arriba lo político democrático mandando y abajo lo militar obedeciendo. O tal vez es mejor que  nada abajo sino que puro planito todo, sin militar, y por eso los zapatistas son  soldados, para que no haya soldados.

 

 

Mientras los demás, la población civil que tiene el mérito de la autonomía local con el Caracol estarían en cualquier caso diferenciados de los soldados y de los indígenas que no colaboran en la lucha contra el gobierno. Un término apropiado podría ser Maya, ya que el modo de gobernar por turnos sin clases sociales es típico de sus vistosas metas alcanzadas. Batalla por el renacer del término que ha iniciado el Maestro Antún y Gráfica Maya.

 

El término Maya se usa como referencia al lejano pasado, nadie lo usa en el presente para denominar a la población indígena que habla maya, ni siquiera los zapatistas. En sus objetivos, recuperar el nombre maya ni se considera, como del mismo modo en la Declaración de la Selva Lacandona hay poco espacio dedicado a la espiritualidad y a la cosmogonía maya. El aspecto político en los zapatistas es demasiado dominante y esto explica la disminución del interés de los pintores y, consecuentemente, de Marco, pero sin olvidar sus grandes hechos del 1º de Enero de 1994.

 

Según el estudioso de Chiapas Heber Matus, tampoco el término maya sería el apropiado dado que es un nombre impuesto por nosotros y que para el significa: ¡Vete! Igual que ahora se usa la palabra gringo para referirse a los extranjeros, sobre todo a los estadounidenses. Palabra que viene de la expresión inglesa: “Green go home!”, “Vuelve a casa” o mejor: “militar, márchate”, porque los militares norteamericanos se uniformaban de verde. Para Matus en lugar de Maya sería Mankeme-Chiapa descendientes de los toltecas que en el periodo clásico habitaban los territorios considerados de los Mayas. Las cuestiones, hipótesis y misterios del mundo maya son muchos y variados, pero todos se pueden reconducir a la clásica reconstrucción de la historia oficial para justificar en el poder la actual clase gobernante y económica.

 

 

2.6. Sexto viaje a Chiapas: la misión Tesis con Chulel

 

Para Antún la llegada de la electricidad en el 2002 y de la carretera en el 2006 a su pequeña comunidad, Ch’ixaltontik, están dañando seriamente las tradiciones mayas mantenidas durante cientos de años. Siente más que antes la necesidad de defender su cultura, sobre todo la televisión les ha vuelto vulnerables al potentísimo sistema consumista que maximiza los beneficios, explotando todo lo que forma parte del proceso productivo, desde las materias primas a las personas.

 

Para el maestro Antún no es pintar para ganarse el pan o hacerse famoso, él tiene una misión, a la cuál Marco se ha unido. El proyecto “Bonbajel Turr Italia y Europa” ha demostrado que el arte es el camino correcto para defender la propia cultura. Se ha dado cuenta que el mismo problema de extinción, marginación, abandono provocado por los medios de comunicación en Chiapas está sucediendo también con su querida cultura montañera belunesa, la de sus padres, abuelos y bisabuelos.

 

Su mejor aportación es promocionar el mensaje de Antún. El Proyecto Bonbajel Turr hay que acompañarlo con una buena documentación escrita. Una especie de catálogo que explique la historia de la asociación y del taller, la de los pintores que lo conforman y la espiritualidad y cosmogonía maya, base de todas sus conquistas. Escribirlo no es suficiente, hay que darlo a conocer para que algunos que lo lean empiecen a hacerse preguntas, a reflexionar sobre la versión oficial de los Mayas que siempre le hayan presentado.

 

Su tesis de licenciatura se convierte así en esa documentación que hay que escribir. La tiene que hacer desde hace seis años y cada invierno vuela a Chiapas con este pretexto, sus amigos y familiares han perdido toda esperanza, pero se ha creado tal suspenso, que si un día la escribe de verdad varios querrán leerla.

 

Una vez que Marco ha entendido todo esto, sacrifica su trabajo en el turismo y realiza con Antún Kojtom otro proyecto Bonbajel Turr -de un mes de duración- en Brasil, para esperar en Salvador de Bahía su querido amigo Giancarlo, en regata  en solitario en un pequeño velero cruzando el Atlántico.

 

Después de terminar el proyecto brasileño regresa a Chiapas con la intención de escribirla, no tiene más excusas de trabajo y siente que es una misión que debe terminar. La permanencia en san Cristóbal está supeditada a esta prioridad, con menos vida social y mucho tiempo delante del ordenador y leyendo en la biblioteca.

 

Serán numerosos los encuentros con pintores del taller “Gráfica Maya”, sobre todo, con Antún y Osbaldo, hablando de sus raíces mayas, de cómo llegaron a la pintura y qué significa para ellos, de los mitos y leyendas mayas, de las historias de chamanes y curanderos, del Chulel, de hacer nacer nuevas ideas, crear proyectos, planificar muestras y como promover todo esto. Fueron preciosas e interesantes discusiones con varios puntos de vista, con el único objetivo común de reconstruir la historia maya comenzando por la conciencia colectiva. Marco, leyendo varios libros y artículos sobre la cultura maya oficial, siente aún más la necesidad de hacer conocer la versión de la historia maya de los propios mayas y no la de los arqueólogos, historiadores e investigadores extranjeros o en el pasado de la gente de la Iglesia.

 

El grupo de pintores se siente tan preparado, cargado de responsabilidad para continuar este movimiento artístico maya que ellos han creado. Cada uno forma parte a su manera. El mismo Marco llega a sentirse maya, sobre todo, por la espiritualidad de Chulel que ha despertado en su interior, que le lleva a tener una gran comunicación con los espíritus de su abuelita Antonietta y de su amigo “gemelo” Cesare, recientemente fallecido por una grave enfermedad. La misma elección del título es otra prueba: “Tesis con Chulel”.

 

Estas seis experiencias, todas diferentes y todas importantes lo han marcado profundamente por dentro. No es fácil describirlo, pero Marco se siente más seguro de sí mismo, lleno de energía y feliz por haber encontrado un sentido a la vida que no sea conseguir dinero y más dinero para comprar y comprar, sino el de la gratitud, solidaridad y memoria conocidas en su familia y con sus amigos mayas.



[1]   Ejército formato para la gran mayoría de campesinos indígenas, autodenominados Zapatistas por el nombre del famoso Emiliano Zapata conocido por su lucha por la tierra en 1910. Ejército a la orden del Comité Clandestino Revolucionario Indígena (CCRI) y no como se piensa comúnmente del Subcomandante Insurgente (SCI) Marcos, que es uno de los pocos no-indígenas, con los que el gobierno y los medios de comunicación interactúan.

[2]   Acuerdos firmados con el gobierno mexicano en Febrero de 1996 en el municipio de San Andrés. Estos documentos permitían a la población nativa obtener más derechos de autonomía y respeto a sus tradiciones, usos y costumbres.

[3]   Unidad administrativa que podemos comparar con el Ayuntamiento y, también, con un mini-Estado por la notable independencia; además, porque frecuentemente es necesario presentar un documento para entrar. Para cualquier investigación o proyecto de colaboración con los zapatistas, se debe guardar una larga espera, incluso de horas, para poder hablar con los representantes de la Junta del Buen Gobierno, que los gestionan. Ellos representan lo que serían nuestros Consejeros de la Comunidad. Se diferencian en que no se quedan en el cargo años y años y en que no son pagados por ello. Los cargos son rotativos y de duración variable, alrededor de un mes, elegidos por la voluntad de la asamblea popular; reciben a cambio alojamiento y alimento. Casi todos, por turno, pasan por estos cargos para evitar la corrupción y llevar a un nivel más terrenal y práctico la política, más en contacto con el pueblo. “Mandar obedeciendo” es el lema de los zapatistas mayas, basado en el consenso: el poder no se considera una autoridad a la que hay que obedecer, sino un servicio a la comunidad según las directivas de la asamblea que pueden ser cambiados en cualquier momento.

[4]   Llamado así porque se realiza con furgonetas que salen una vez que se alcanza el número mínimo de viajeros exigido por los conductores.

[5]   Un especie de escudo humano para evitar invasiones del ejército o los paramilitares.

[6]  Es una iniciativa política independiente que sostiene la participación popular creada por los zapatistas. Llamada así para diferenciarse de aquella elección electoral nacional para el nuevo presidente de la federación de los Estados Unidos Mexicanos el 2 de Julio de 2006. Un gran cambio de México en aquel periodo electoral para escuchar a los oprimidos y explotados, que quieren cambiar el actual estado de la sociedad, capitalista y liberal, rompiendo con la delegación del poder y el saber en una clase política profesionalizada.

[7]   Ver el capítulo 3

[8]   No sólo las convencionales como pintura, escultura, poesía o cerámica sino también el arte de saber cocinar, organizar una fiesta, ayudar a un anciano, estar con los niños de un modo natural, somos todos iguales y al mismo tiempo diferentes.

 

 

VUELVE A LA TESIS CON CH’ULEL

 


Notice: Tema sin footer.php ha quedado obsoleto desde la versión 3.0.0 y no hay alternativas disponibles. Por favor, incluye una plantilla footer.php en tu tema. in /web/htdocs/www.graficamaya.org/home/wp-includes/functions.php on line 4024